jueves, 12 de abril de 2018




PROGRAMA DE ALTA GERENCIA EN SOSTENIBILIDAD
-PAGS-

El PAGS ha sido diseñado como el programa bandera del CENTRO DE PENSAMIENTO GERENCIAL PARA LA SOSTENIBILIDAD, en su línea formativa.

Su diseño comprende 10 módulos, en sesiones presenciales de 9 horas, cada dos semanas, y en horarios cómodos (viernes p. m. y sábados a. m.).

Metodológicamente, el programa tiene dos soportes transversales que le dan un distintivo especial:
§  El primero: un ejercicio de aplicación práctica de los conceptos de cada módulo, mediante un instrumento internacional reconocido de autodiagnóstico, que el participante irá aplicando, módulo tras módulo, a su propia organización; y, con base en cuyos resultados, formulará estrategias y planes de acción posibles.
§  El segundo: a excepción del primer módulo, todas las demás sesiones se verán complementadas con la presentación de casos de éxito y visitas empresariales de campo, para contrastar los conceptos como modelos replicables.

En las gráfica siguiente, podrá usted encontrar detalles adicionales sobre logística, costos, etc.

jueves, 5 de abril de 2018

LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LA INFORMALIDAD LABORAL (I)

La Centenaria (nombre cambiado) es una multilatina, nacida en Colombia en 1980. Una organización que ya tiene operaciones en 8 países de Centro y Suramérica, y cuyos informes reportaban ingresos, para el año 2015, del orden de col$1.033.874.180 (unos US$363.000), sólo en Colombia, y que se perfila como líder en el mercado de consumo masivo.

Juanita (nombre cambiado) es una de sus miles de “empleados” en Colombia. Dialogamos con ella, y estas son las vivencias y experiencias que pudimos compartir con ella. Ustedes se formarán su propia opinión al final.

1. En lo personal

Juanita es una persona relativamente joven –quizás 35 años-, aunque aparenta mucho menos-. Tiene 3 hijos -17,15 y 7 años- que, por fortuna, estudian. Su esposo se fue hace varios años; “se lo llevó el viento”, dice ella, con una sonrisa tranquila. Ya es abuela, sorprendentemente. Vive en una casita de madera, construida en un terreno de invasión, situado en un barrio subnormal de la comuna nororiental de Medellín, en lo más alto y alejado de la periferia urbana, allá en la montaña. Estudió hasta cuarto de primaria, y se ve alegre y trabajadora.

2. En lo laboral

Juanita llegó a la empresa La Centenaria por recomendación de familiares y amigos. Trabaja en un andén del centro de la ciudad, de lunes a sábado, entre las 9:00 a. m. y las 5:00 p. m. Eventualmente lo hace en dominicales y festivos. De su trabajo le gusta la independencia, y le incomodan dos asuntos: los riesgos de perder algo (trabaja en la calle y debe responder por todo: producto, dotación, recaudo), y las propuestas indecentes que dice recibir diariamente, por su condición de mujer. Piensa seguir en este trabajo, aunque es consciente de que es de mala calidad y que ellos (la empresa) “exigen más que lo que dan”. Sabe el nombre de la empresa que fabrica el producto que ella vende, pero nada más.

No tiene firmado contrato de trabajo. Sólo le exigieron firmar un documento en el que recuerda haber renunciado a cualquier riesgo o reclamación. De este documento, jamás recibió copia.

3. Sus condiciones de trabajo

a. Juanita recibe como ingreso una comisión sobre cada unidad de producto vendido. Uno de sus productos más vendidos, en tamaño pequeño, se vende en col$1.500 y le reporta un ingreso de col$250; en tamaño grande, se vende en col$2.000 y le reporta un ingreso de $350. Lo anterior significa una comisión promedio del 17.1%. 

b. Juanita dice recaudar un ingreso personal que le representaría una suma de entre col$390.000 y $781.000 mensuales, toda vez que las variaciones climáticas, así como las fechas de temporada (baja-alta) y el día de la semana, hacen que las ventas sean muy variables. En resumen, es un ingreso que nunca alcanza el salario mínimo legal vigente en Colombia.

c. A lo anterior, no hay que sumarle nada más: ni prestaciones sociales, ni seguridad social, ni beneficios, ni recargos por trabajo extra, dominical o nocturno, ni vacaciones. La empresa no le reconoce ninguno de estos elementales derechos laborales.

d. Tampoco Juanita tiene acceso a servicios de salud y seguridad en el trabajo, a pesar de que su oficio es de riesgo medio-alto; ni a oportunidades de capacitación, bienestar laboral o recreación.

e. En cuanto a dotación, la empresa le suministra un llamativo traje (más publicitario que funcional) cada determinado tiempo. Como sólo le entregan una unidad, debe arreglárselas para lavarlo y tenerlo listo cada nueva jornada. Le suministran también un carrito, cuyo costo ella estima en col$150.000, porque eso es lo que han debido pagar los colegas que lo han perdido. De su propio peculio, ella aporta: una sombrilla, un banquito para descansar a ratos, y una nevera de icopor para ampliar su inventario.

f. Diariamente recibe la visita de un supervisor, que revisa que todos sus implementos estén en orden y que ella esté en el sitio acordado.

g. Es un trabajo precario y ella lo sabe y acepta claramente, con el pragmatismo de saberse sin más oportunidades.

4. El modelo de negocios

Juanita no lo sabe, pero lo intuye. Trabaja para una compañía que no ha visitado jamás, pero que la ha vinculado a través de una opaca red de distribuidores (microempresas, las llaman ella y sus colegas), cada una de las cuales “contrata” entre 20 y 30 vendedores callejeros. Juanita conoce la sede de algunas de ellas. A su microempresa, que no tiene siquiera un aviso externo de identificación, ella llega cada día, al final de la tarde; liquida su producido y permite que le tomen una fotografía, como constancia de presentación. No recibe siquiera un recibo contable de lo liquidado. A su vez, sabe que cada día llegan a esta microempresa varios camiones repartidores de la empresa madre, reponiendo inventarios.

Visité, tanto las instalaciones de la empresa madre en Medellín, en una zona industrial del sur de la ciudad, como un par de microempresas distribuidoras del centro de la ciudad. En ninguna había identificación externa. Alguna información brindan los vecinos, pero el hermetismo es total y se niegan a recibir visitas de desconocidos.

La información en la Internet es además sumamente pobre sobre esta empresa, y en su sitio web indican explícitamente que sólo entregan resultados financieros a los entes gubernamentales, a pesar de tratarse de una sociedad anónima de gran tamaño y de carácter multinacional. Se trata, sin duda, de un opaco modelo de negocios, que ha convertido el desempleo y el subempleo de nuestra sociedad en un lucrativo negocio, ante la absoluta indiferencia y, si se quiere, indolencia de nuestras autoridades del trabajo.

Lo sorprendente es que, si se revisa su portal en la Internet o su reseña en Wikipedia, la empresa hace alarde de 10 premios o reconocimientos recibidos, lo cual no es poca cosa para una empresa con 38 años de recorrido. El que más me sorprendió es el premio Great Place to Work, que le fue concedido en dos oportunidades: años 2009 y 2010. Ya nos tocará entonces pensar con Juanita: ¡Qué gran lugar para trabajar!

Y, como este caso, he podido identificar poco más de una decena. En próxima entrega ilustraré uno más. He llegado así a la conclusión de que estamos en presencia de un acelerado proceso de institucionalización de la informalidad laboral. Y esto sí es algo totalmente nuevo. La informalidad laboral siempre fue un asunto marginal al sistema económico, exclusivo de los excluidos de los circuitos económicos. Pero ahora vemos que, detrás de dicha informalidad laboral, están poderosos agentes económicos, nacionales y multinacionales, en forma similar a como ocurre en negocios como la llamada trata de blancas. Y así estamos pretendiendo pasar los exigentes estándares laborales del club de la OCDE… ¡Que país!, ¡Que dirigentes!

CENTRO DE PENSAMIENTO GERENCIAL PARA LA SOSTENIBILIDAD
CPGS-XXI
El CENTRO DE PENSAMIENTO GERENCIAL PARA LA SOSTENIBILIDAD SIGLO XXI (CPGS-21) es una iniciativa que resulta de una alianza entre la UNIVERSIDAD PONTIFICIA BOLIVARIANA (UPB) y el INSTITUTO COLOMBIANO DE NORMAS TÉCNICAS Y CERTIFICACIÓN (ICONTEC).

El propósito de este Centro es contribuir a la transformación del pensamiento gerencial colombiano, bajo los principios de la responsabilidad social y del desarrollo sostenible, con el fin de ayudar a las organizaciones del país para que puedan responder de manera exitosa a los desafíos gerenciales del nuevo milenio.

El Centro buscará cumplir este propósito a través de cuatro líneas básicas de gestión:

1. LA LÍNEA FORMATIVA
En esta línea, el Centro ofrecerá un PROGRAMA DE ALTA GERENCIA EN SOSTENIBILIDAD (PAGS), así como un amplio portafolio de seminarios temáticos especializados y eventos periódicos, tales como congresos, foros, mesas de trabajo, ferias, etc.

2. LA LÍNEA DE CONSULTORÍA
En esta línea, el Centro ofrecerá acompañamiento gerencial y técnico en la conducción de ejercicios diagnósticos, de planeación e implementación de diversos estándares, guías, prácticas y tecnologías asociadas a la responsabilidad social y al desarrollo sostenible.

3. LA LÍNEA INVESTIGATIVA
En esta línea, el Centro actuará como un Observatorio Organizacional que, a través de herramientas como encuestas, estudios de caso, banco de mejores prácticas en sostenibilidad, entre otros, buscará ser un referente en ejercicios de referenciación y estudio en sostenibilidad.

4. LA LÍNEA EDITORIAL
En esta línea, el Centro operará como divulgador de estudios, investigaciones, avances, desarrollos, entre otros, con el fin de facilitar un permanente pulso del estado del arte en desarrollo sostenible, tanto en el país, como en el mundo.

Mucho agradezco a la UPB y a Icontec, no sólo por obsequiarnos con esta formidable iniciativa, sino por permitirme ser el arquitecto académico de la misma. Ha sido una gratificante labor que ahora da a luz al servicio de este país.

jueves, 13 de junio de 2013

UNA NUEVA PERSPECTIVA DE LAS MARCAS RELEVANTES

Havas Media Group acaba de publicar su estudio anual MEANINGFUL BRANDS 2013, el primer estudio global que conecta el posicionamiento de marca con la calidad de vida y el bienestar de las personas. Este estudio es altamente representativo ya por su cobertura: 23 países, 700 marcas, más de 134.000 consumidores consultados, y 12 áreas de calidad de vida exploradas. He aquí algunas conclusiones del Meanigful Brands Index (MBI) de este año, que deberían formar parte de la agenda estratégica de los gerentes de marketing:
1.     Las marcas relevantes, por contribuir a la calidad de vida de las personas, han visto crecer su valor en bolsa un 120% sobre el índice internacional STOXX 1800.
2.   A los consumidores no les importaría que el 73% de las marcas desaparecieran. Esta cifra sube al 92% en USA y Europa, y es ya del 58% en Latinoamérica.
3.   Los consumidores consideran que tan solo el 20% de las marcas tienen un impacto positivo en la vida de las personas.
4.   Y, según Jordi Giux, Director de Research&Insigths de Havas Media, “…las marcas que más han crecido en relevancia no responden principalmente a modelo de coste o calidad / precio como otros años. Son marcas con un marcado componente personal, que hablan directamente al bienestar de los individuos…”.

El mensaje es claro y contundente: los gerentes de marketing deben dejar de pensar en CONSUMIDORES y empezar a pensar en PERSONAS. Y deben dejar de pensar en RENTABILIDAD y empezar a pensar en SOSTENIBILIDAD. Ahí estará el futuro de las marcas que perduran.

Mayor información en el siguiente enlace:

domingo, 9 de junio de 2013

LA GESTIÓN DE LA INTERCULTURALIDAD: UNA HOJA DE RUTA PARA LA CONVIVENCIA PACÍFICA ENTRE LOS PUEBLOS

En un planeta dénsamente poblado como el que nos ha tocado en suerte, y con procesos de intercambio dramáticamente acelerados entre sus pueblos, las diferencias culturales surgen como LA GRAN RIQUEZA de la especie humana, o como LA GRAN BARRERA para su entendimiento, convivencia e intercambio. Este dilema de la civilización contemporánea afecta todos los órdenes de la vida, incluido el de los negocios.

Es esta, así, LA CARA OCULTA DE LA SOSTENIBILIDAD GLOBAL: la cara geopolítica y geocultural. La pregunta es bien simple: ¿estamos preparados para pasar de los modelos de conquista y arrasamiento para entrar en modelos de sinergia y complementariedad entre las culturas?

Cuando miramos la realidad de la globalización contemporánea, más parecería que estamos repitiendo los viejos modelos imperiales: la dominación y arrasamiento de las culturas locales. Hoy, sin embargo, hay una gran diferencia: UNA NUEVA CIUDADANÍA está al frente para exigir un cambio de reglas. Una nueva ciudadanía de tipo urbano, interconectada, educada, con acceso a la información, con poder de movilización, etc., es lo que está haciendo la diferencia. ¿Cambiará esta nueva ciudadanía las viejas relaciones de poder? Yo no tengo duda alguna. Y, frente a este fenómeno, gobiernos, políticos, multinacionales, gerentes,… verán derrumbarse muchos de sus viejos paradigmas. La cultura, las culturas, son patrimonio de los pueblos y, hoy más que nunca, tienen el viento a su favor para permanecer. Entender esta perspectiva intercultural de la geopolítica moderna será decisivo en la ecuación éxito/fracaso de muchas aventuras: políticas, económicas, de negocios, científicas, religiosas, etc.
El videoclip anexo puede brindarle a usted, amigo visitante de este Blog, algunas pistas iniciales al respecto (de clic para verlo o descargarlo).

lunes, 3 de junio de 2013

EL CAMBIO DE MENTALIDAD GERENCIAL: EL PRINCIPAL OBSTÁCULO DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

Invito a los visitantes de este Blog a compartir el presente video, recientemente emitido en un canal local de televisión colombiano (de clic sobre la imagen para abrir el video o descargarlo).

jueves, 28 de febrero de 2013

¡NO MÁS MERCURIO, POR FAVOR!


Naciones Unidas, con el acuerdo de 140 países, aprobaron el texto final del Convenio sobre el Mercurio, denominado la Convención de Minamata, el pasado 19 de enero de 2013. Este texto pretende regular y restringir drásticamente el comercio y suministro de mercurio, así como el uso del metal en productos y procesos industriales. Esta Convención deberá ser ratificada por al menos 50 estados para entrar en vigencia, lo cual podrá tomar algunos años en lograrse, sin lugar a dudas, por las grandes implicaciones que tiene, especialmente en materia de minería.

La Convención de Minamata es un homenaje a la ciudad japonesa del mismo nombre, donde en la década de los 50 se produjo un grave caso de envenenamiento con mercurio debido a los vertidos incontrolados de la empresa Chisso Corporation. El consumo del pescado contaminado de la Bahía de Minamata afectó directamente a unas 3.000 personas cuyo organismo fue intoxicado por el metilmercurio.

Ante esta perspectiva, suena paradójico conocer que una comunidad afrodescendiente, anclada en el Chocó colombiano, extrae y procesa oro desde tiempos inmemoriales, sin utilizar mercurio en el proceso. La resina extraída de una corteza hace el trabajo del mercurio, sin generar ningún impacto ambiental negativo. Es la razón por la que ha sido éste el primer proyecto de minería en el mundo en recibir el sello de Comercio Justo de la Fair Trade Organization. ¿Llegó la hora de rescatar masivamente muchísimos conocimientos ancestrales, injustamente sepultados por la civilización de la máquina y la química industriales? Mucho me temo que sí. ¡Enhorabuena!

miércoles, 27 de febrero de 2013

REPORTES INTEGRADOS DE GESTIÓN

El próximo 16 de abril, y por un término de 90 días, el International Integrated Reporting Committee (IIRC) estará convocando a un período de consulta pública mundial sobre el borrador del Marco General de Reportes Integrados de Gestión el cual, en manifestaciones de intención del Comité de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo, se espera tener implementado como norma comunitaria para finales de la presente década.

Para mayor información: http://www.theiirc.org

EL HERALDO. Barranquilla, Colombia
27 de Febrero de 2013

“Responsabilidad Social no es asistencialismo”: Ramiro Restrepo González

El primer “Foro H” fue todo un éxito, con la participación de numerosas empresas.

Con consumidores más exigentes, muy comprometidos con el cuidado del planeta y el mejoramiento social, las organizaciones empresariales están, más que nunca, obligadas a tener una mayor Responsabilidad Social. Así lo dijo ayer el reconocido consultor Ramiro Restrepo González, durante el primer “Foro H” de EL HERALDO, que contó con el patrocinio de Triple A.

Apartes de la entrevista que el expositor concedió a la Redacción de Economía:

¿Qué es la Responsabilidad Social Empresarial?

La manera más simple de definirla la usó la Unión Europea en su agenda de Responsabilidad Social 2011 – 2014, en la que dice, sencillamente, que es la responsabilidad de la organización sobre los impactos positivos y negativos que en la sociedad pueden producir sus operaciones y sus actividades. A eso le agregaría que es tener una agenda de diálogo abierto, permanente, con las distintas partes interesadas que resulten afectadas o beneficiadas por los impactos que la actuación de una organización produce.

En Colombia existen toda clase de normas (laborales, sociales, de protección del medio ambiente,...), pero los colombianos sienten que están en el papel y no se aplican en defensa de esos sectores, por una gran permisividad frente a las actuaciones empresariales que van en contra de lo que debe ser la Responsabilidad Social. ¿Su opinión?

La capacidad de inspección, vigilancia, control y sanción del Estado colombiano es frágil, débil. Eso lo estamos viendo en el frente de la minería, donde el Gobierno está reaccionando, pero se percibe que es de manera lenta, tardía. Tenemos una muy buena legislación sancionatoria ambiental, desde 2011, pero eso requerirá una institucionalidad estatal más fuerte, vigorosa y amplia que permita generar parámetros de exigencia en todo el territorio nacional. Creo que estamos distantes de eso, pero la problemática minera va a acelerar ese proceso de mayor exigencia.

Hay quienes creen que la Responsabilidad Social Empresarial es solo para los privados. ¿También debe existir un compromiso desde lo público?

Eso es clarísimo. El Estado también es una organización y está llamado a adoptar estándares de gobierno responsable. El IWA-4 es un estándar poco conocido, de hace unos cuatro años, cuyo propósito es poner a disposición de la administración pública una metodología para construir gobiernos responsables. Y hay otros frentes: desde el punto de vista de las políticas públicas, el Estado puede ayudar, contribuir, a promover el desarrollo sostenible y la responsabilidad social. Puede, además, generar estímulos tributarios de distintas naturalezas; puede privilegiar en sus procesos de contratación pública la compra responsable y apoyar así a aquellos proveedores que aporten servicios o productos elaborados responsablemente.

Premiar lo que se haga bien…

Así es. Eso puede ayudar mucho más que las penalidades.

Le escuchamos decir que en el mundo estamos frente a un nuevo consumidor, más exigente y comprometido con el cuidado del Planeta, caso de los indignados en Europa. Respecto a esa tendencia, ¿cuál debe ser la acción a asumir por parte de las organizaciones?

Establecer procesos de diálogo. Una organización inteligente no va a generar litigios con activistas, ciudadanos o consumidores. A partir del diálogo se puede mejorar mucho y se puede volver a sus consumidores leales y aliados.

Algunos empresarios creen que Responsabilidad Social es asistencialismo, regalar esto o medio componer aquello. ¿Es un concepto equivocado?

Sin lugar a dudas. La asistencia humanitaria es un principio noble, legítimo, de la convivencia de los seres humanos; otra cosa es el asistencialismo. Este último, de dar y dar, lo que crea es poblaciones dependientes, pero no ayuda a resolver nada de fondo. Las donaciones, como manifestación del asistencialismo empresarial, pertenecen a una época ya sobrepasada por los hechos: era la época filantrópica de la responsabilidad social, que consistía en apartar una porción de las utilidades anuales y distribuirlas en causas sociales. Se conserva hoy día el concepto de inversión social, distinta al del asistencialismo, que es uno de, al menos, siete frentes de actuación de la responsabilidad social estratégica. La responsabilidad social es medular al negocio, no es marginal, y empieza por dentro: compañías bien gobernadas, transparentes, éticas en sus actuaciones, con procesos que minimizan los impactos negativos en el ambiente, en las personas y en la sociedad, pero que también optimizan sus relaciones con los actores sociales a quienes sus operaciones puede impactar, negativa o positivamente.

¿Frente a un consumidor más exigente, la Responsabilidad Social Empresarial es uno de los activos más preciados de cualquier organización?

Correcto. Porque, por ejemplo, le mejora su eficiencia operacional, léase le baja costos; le mejora su legitimidad social o sea su aceptación de parte de consumidores, trabajadores, proveedores, etc., con lo cual la compañía gana en lealtad de sus clientes y en el posicionamiento de marca; mejora su reputación organizacional; disminuye altamente su perfil de riesgos y, seguramente, se va a cotizar mucho más, por mencionar algunos beneficios. Claro que eso se logra mediante una aplicación consistente, sistemática y duradera en el tiempo de los conceptos de la Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible. Esos beneficios no se consiguen con una simple campaña o con la publicación de una memoria de sostenibilidad, con un proyecto o con acciones y planes puntuales. Se requiere amplitud y sistematicidad. Permanencia. Constancia.

Por José Granados Fernández